lunes, 13 de febrero de 2017

Acatenango, el baño de los muertos

Dos personas cerca de alcanzar la cumbre del volcán Acatenango. Foto: Christian Rodríguez


POR CHRISTIAN RODRÍGUEZ 
 
El 7 de enero de este año fallecían seis personas en el volcán Acatenango. No era la primera vez que moría alguien allí, no sé cuántas personas serán, la verdad, pero estoy seguro de que han sido muchas. La primera de la que tuve conocimiento fue a finales de 1991, no la conocí personalmente pero me encontré con sus familiares y amigos que ascendían a la cumbre para enterrar las botas de un muchacho que había fallecido descendiendo el volcán un par de meses antes. Hace apenas tres años, Diego, que solía comunicarse conmigo para contarme sus experiencias como montañista; él quería integrarse a nuestro programa para aprender a guiar a personas con discapacidad en las montañas, intentó hacerlo con una que le faltaba una pierna pero no consiguieron llegar a la cumbre; lo volverían a intentar, me dijo la última vez que se comunicó conmigo. Diego fallecería de hipotermia en junio de 2014, entrenando para su primera carrera de montaña en ese mismo volcán.  

El volcán Acatenango tiene dos cumbres, el Pico Mayor de 3,976 metros y el Yepocapa de 3,880, que antaño se conoció como Apocapa que significa “baño de los muertos”. El complejo volcánico al que pertenecen cumple con todas las características para considerarse terreno de “alta montaña”: poca vegetación, terrenos rocosos, arenosos, bajas temperaturas, mayor radiación ultravioleta y por lo general envuelto en fuertes vientos… ya de por sí, el mal de altura suele aparecer en algunas personas a 2,500 metros y en el Acatenango estamos hablando prácticamente de 4,000. 

No es de extrañar que una montaña con esas características pueda poner en aprietos a cualquier persona que pretenda ascenderla si las condiciones atmosféricas no son favorables, como suele suceder muy a menudo en ese sitio. El simple hecho de llegar a su cumbre y superar un desnivel de más de 1,600 metros cargando pesadas mochilas demanda un desgaste físico muy grande, tanto así que si se produce una emergencia la mayoría de personas no estarán lo suficientemente capacitadas, ni física ni mentalmente, para poder afrontarlo.

El mismo día de la tragedia de las seis personas fallecidas, nosotros nos encontrábamos en el lugar intentando llegar a la cima del Acatenango con un grupo de guías voluntarios y dos personas con discapacidad visual, a las que su ceguera no les ha impedido conocer muchos volcanes de Guatemala. El día anterior pretendíamos subir a la cumbre para dormir y sentir el amanecer desde allí, pero al ver las malas condiciones climatológicas cambiamos de plan y decidimos no hacerlo así, lo intentaríamos subir y bajar en una sola jornada. 

Mientras ascendíamos nos fuimos encontrando con cientos de personas que bajaban en muy malas condiciones físicas y mentales: agotadas, desesperadas, algunas llorando y varias padeciendo los efectos del mal de altura. Nos contaban que sus carpas habían sido rasgadas por el viento, muchas de ellas nos contaron que era su primera vez en una montaña, la mayoría no tenía zapatos adecuados para realizar esa actividad, algunas ni siquiera tenían ropa de abrigo suficiente y habían improvisado cubriéndose con los toldos y pedazos de carpas que el viento había arrancado.

A pesar de que el viento seguía soplando muy fuerte, lloviznaba y hacía mucho frío, nosotros la estábamos pasando muy bien. Las personas ciegas que nos acompañaban, Estebe y Pablo, me dijeron que jamás habían sentido ni escuchado algo tan maravilloso como ese día: Había frío pero nos quitamos los guantes para acariciar un caballo, para acariciar los árboles llenos de musgos y líquenes en el bosque nuboso, e íbamos oliendo aquel fresco perfume de los cultivos y el pinar. 

Nos detuvimos justo en el límite del pinar con el pajonal que asciende las inclinadas cuestas de las “Las Tres Marías”, a 3,500 metros entre la espesa niebla. Allí ya no había bosque que nos protegiera y quedamos a merced de los fuertes vientos que soplaban con rachas de más de 100km por hora. Así que decidimos dar por terminado el ascenso y regresar. No valía la pena seguir, ya habíamos disfrutado del ascenso y nuestra condición física era óptima, era mejor aprovecharlo para retornar sanos y salvos. 

Lo que pasó a pocos metros de nosotros con dos grupos en especial no se sabe, hay muchas versiones. Pero evidentemente, por fotografías y testimonios, no tenían ni la experiencia, ni el material adecuado para afrontar una climatología tan adversa como la que habían alertado en medios de comunicación. Pronosticaban 10° en la capital y vientos de hasta 80km por hora. Sabiendo que la capital se encuentra a 1,500 metros de altitud, era fácil deducir que en la cima del Acatenango, a prácticamente 4,000 metros, las temperaturas bajarían alrededor de los -5° o quizá menos (el gradiente de temperatura, en condiciones normales, se puede establecer reduciendo 1° por cada 154m de altitud ascendidos). Eso, más la humedad de la niebla y la lluvia hicieron que la sensación térmica fuera aún más baja. No haber acatado la alerta e ignorado las advertencias resultó irse a meter directamente a la boca del lobo.

Se menciona que alguno había subido un par de veces el volcán. Pero quienes conocen el Acatenango saben muy bien que cada ascenso a la misma montaña puede ser muy distinto, y aún conociéndolo cien veces hay posibilidades de desorientarte y perderse si el clima no está a nuestro favor. Así que poco pudieron hacer. Presas del pánico, del agotamiento y de los efectos del mal de altura las decisiones que se toman casi nunca son las más apropiadas.



¿Regalar algo intenso el 14 de febrero? Regalá una novela guatemalteca, una historia de amor trágico. eBook y primeros capítulos aquí



 
El amarillismo mediático se dio gusto durante varios días, invitaban a expertos montañistas que por lo general salían sólo a dar el pésame y a decir que a ellos no les pasaban esas cosas porque tienen equipo técnico, sofisticado y de alta gama. Hablan que sólo se debe practicar montañismo con equipos técnicos, que en realidad han aparecido muy recientemente en la historia del montañismo. Pareciera que quisieran diferenciar entre el montañismo que se ha practicado durante toda la vida y un “nuevo montañismo” elitista que incluso suena hasta racista como lo han dicho algunos montañistas que se autocalifican de “profesionales”.  

Declaraciones como la de Bárbara Padilla publicada en un video de Prensa Libre Digital que decía literalmente: “A las montañas no hay que subir con ponchos, nylons, caites, ni con corte… tampoco es lugar apropiado para realizar predicas religiosas”.

¿Se le olvida a la señora Padilla que las personas que mejor conocen las montañas son las personas indígenas y campesinas? Son las personas que usan ponchos, nylons y que van con cortes, caites, botas de hule o incluso descalzas, y son mucho mejores montañistas. ¿Quién cree ella que son los primeros en acudir a rescatar a las personas en las montañas cuando hay problemas? Precisamente estas personas locales que visten del modo que a ella no le gusta, son personas que viven de la montaña, la respetan, saben leer el cielo y el tiempo para pronosticar sus climas y, al estar acostumbradas al trabajo duro del campo, tienen una condición física formidable. 

Además, son estas personas, que no visten “profesionalmente”, las que suben a las montañas para practicar rituales religiosos desde mucho antes de que existiera el montañismo como tal. Como dijo mi amiga escaladora y montañista, Mónica Escalante: “Si los que sobramos en las montañas somos nosotros”. 

Padilla quizá desconoce que un “corte” tiene mejores prestaciones que un pantalón “técnico”, al ser una tela gruesa y resistente que se viste dando de dos a más vueltas, tienen la misma función que las famosas 3 capas de la ropa técnica. Al corte, cuando llueve, difícilmente se le moja la capa interior, manteniendo la temperatura corporal mucho mejor que un pantalón.  

De todas las entrevistas que escuché sobre la tragedia me quedo con la de Jaime Viñals: “Se pudo haber evitado. Era cuestión de tener buen abrigo, hidratarse y moverse”. Y finalizó diciendo: “Lo importante era salir de allí”. 

Una mujer indígena desciende del volcán mientras carga carrizos de maíz. Foto: Evelin Riber, Cumbres y TurismoGT

A nivel institucional los comunicados dejaban mucho que desear. La Federación de Montaña, ausente como siempre en temas de montañismo, no es más que un chiste mal contado a imagen y semejanza del gobierno central. Por parte de la municipalidad la solución mágica antitragedias se resumió en comenzar a cobrar por subir el volcán y se fijó un único sitio para acampar, que irónicamente está en medio de dos cumbres, Pico Mayor y Yepocapa, un collado en el que se estrecha el terreno facilitando a que se acelere el viento, incluso más que en la cumbre. 

Y así, todos aprovecharon con la tragedia para venderse como “expertos montañistas”, incluso yo lo hice, al haber participado en una entrevista en el canal 13 que, aunque fue aplaudida por muchos, algunas personas la consideraron de falta de respeto porque yo no di ningún pésame y hablé de lo que nadie se atrevía hablar: de responsabilidades. 

Porque responsables de la tragedia hay más de alguno y no solo culpables de que hubieran personas fallecidas, sino también de la gran cantidad de personas que llevaron allí, con tal mal clima pronosticado, a sufrir innecesariamente, incluyendo niños e incluso dos bebés que vimos en el camino. 

Los cientos de grupitos de montaña que hay en redes sociales ofreciendo actividades “extremas” en montañas se propagan como una plaga. Cada día aparecen más “guías de montaña” que solo conocen la ruta para llegar pero no tienen ni el conocimiento, ni las habilidades para conducir a las personas con seguridad; es más, ni siquiera tienen idea de cómo tratarlas.

Tengo muchos relatos de primera mano, de personas tanto nacionales como extranjeras, que han pagado por servicios de guiado en montañas y, al no poder continuar por diversas razones o por no llevar el paso acelerado de los “guías”, estos les han abandonado a su suerte en el mismo Acatenango. Porque para estos pseudo guías es más importante llegar a la cumbre y sacarse el selfie que la seguridad de las personas que les han contratado. 

Dicho sea de paso, la gran mayoría son grupitos clandestinos que no dan factura y que ni siquiera están registrados en ninguna entidad turística ni gubernamental, pero eso sí, hay que ser justos: están llenando de fotos bonitas el Facebook… 


::::::
Christian Rodríguez      DE SIMAS Y CIMAS 




Nací en 1976. Crecí en la zona 18.

Para escapar me fui a probar suerte a las montañas (más de 400 ascendidas en Europa, África y América). Soy guía de montaña titulado en Europa, conferencista, galardonado escritor y fotógrafo. Presidente de Entreamigos-Lagun Artean. Migré a tierras vascas (2009) siguiendo el amor 



¿Regalar algo lindo el 14 de febrero? Regalen poesía guatemalteca de amor y olvido. eBook y poemas aquí

12 comentarios:

  1. your post so nice......................
    Crude Oil Jackpot Call is a principal of Commodity leading Company in India. We are providing Commodity Tips, Mcx Tips, Free Commodities Market Tips, Mcx Commodity Market Trading Tips with 90-95% Accuracy.

    Crude Oil Sure HNI Calls********Crude Oil Pay Per Sure Shot Tips******Commodity Positional Tips

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo, como decís muchos ven la tragedia como decís pero no responsables

    ResponderEliminar
  3. Sabes muy pocas personas se atreven a hablar de sucesos tan terribles como lo haces tú, como decimos acá, A CALZÓN QUITADO, y si es lamentable la opinión de algunos montañistas que se leen hasta racistas. Y coincido contigo que nuestros indígenas suben el volcán a diario porque ese es su medio de subsistencia deben ir a sembrar y velar sus cosechas, y su orientación y condición es envidiable. Espero que aprendamos de esta tragedia y cambiar el lema de que si no llegas a la cumbre no subiste el volcán, el secreto es disfrutar cada paso y respiro que das. Un abrazo y felicitaciones por tu trabajo bien reconocido, eres un orgullo Guatemalteco.

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo, felicidades por tan grande aporte

    ResponderEliminar
  5. Excelente artículo, felicidades por tan grande aporte

    ResponderEliminar
  6. No se ha dicho más que la verdad y las palabras de un profesional. Gracias Christian por tan excelente Artículo.

    ResponderEliminar
  7. me gusto lo que escribió aquí, justamente me identifique mucho con esto "por no llevar el paso acelerado de los “guías”, estos les han abandonado a su suerte en el mismo Acatenango" subi con un grupo que se anuncia en facebook, patadechucho, fatal, en la bajada dos guias vieron que tomamos el camino equivocado y ellos siguieron como si nada, nosotros fuimos a salir por otro lado, olvidaron a un cliente en la carretera y el bus arranco sin el, como medio kilometro despues se dieron cuenta y regresaron por el, muy mal organizado

    ResponderEliminar
  8. yo solo habia subido volcanes en el salvador y aca no llegan ni a los 2, 400 metros. sin embargo averigue y me informe mucho sobre el acatenango, me mentalize en lo dificil que seria, en la temperatura etc. y asi mismo me prepare con ropa adecuada consejos de amigos etc e igualmente indage sobre las condiciones climatica para la fecha que fue el 17 de diciembre. esto de subir los volcanes se debe tomar muy en serio.

    ResponderEliminar
  9. Hola Christian, me podrías indicar en donde puedo encontrar el reporte o comentario de Bárbara Padilla por favor, no lo encuentro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El video original lo eliminaron de varias páginas, pero quedó una copia en este enlace https://youtu.be/T1jU51mKNtk

      Eliminar
  10. Mi humilde opinión es que es bastante atinado lo que ha escrito acá, sin embargo creo necesario que aunque sea de segunda se puede adquirir equipo sí se desea practicar el montañismo aunque no sea como profesional, subí el de Fuego y Acatenango en diciembre del año pasado, soy aficionada aclaro, basandome en esas experiencias, bajo asesoria de amigos profesionales, investigación y lectura en el tema, se aconseja entonces contar con el equipo mínimo y los conocimientos requeridos para atender emergencias sin confiarse del guía que como cualquier humano puede errar, también debe uno ser consciente que viaja bajo su propia responsabilidad, montañismo no es el camping en el jardín como muchos erróneamente creen, la otra cuestión lamentable fue como los otros fallecidos que no eran atletas fueron ignorados por los medios de comunicacion por no ser "importantes" asi como el hecho de que la magica solucion como dice aca para evitar mas tragedias es cobrar e imponer guía, depende de la perspectiva como se vea esto último.

    ResponderEliminar